domingo, 21 de enero de 2018

"Algo es algo" por Vivi García

Actualmente suelo usar para contar un par de zapatos rojos como los que se usan para bailar flamenco. Siempre los miraba en una zapatería de Flores, pero como eran un poco caros, postergué su compra en varias oportunidades. Cuando por fin los adquirí decidí lucirlos en la fiesta de los cuentos. Estuve muy feliz con mi compra, no por el valor material ni por la fascinación que me causaban, sino por una deuda pendiente de la infancia.
Cuando era chica yo quería aprender baile español, pero como pasa en las familias numerosas, ,,, no hubo dinero para comprarme los zapatos. entonces mamá me convenció, y me anotó en un club del barrio para que tomara clases de ... judo. No era lo mismo, claro está, pero algo era algo para una niña tan activa como yo. Como era la quinta hija de la familia, mamá y papá hacían milagros con el dinero para cubrir las necesidades prioritarias, y como tampoco podían comprarme el traje adecuado para judo, mamá, tan habilidosa sobre su antigua Singer, me lo hizo ella con una tela blanca,resistente, que me permitiría hacer la práctica sin problemas. Confieso que en la primera clase temí que se descosiera mi kimono casero en la primera toma brusca. ¡Pero resistió! Mamá, una vez más, tuvo razón cuando me dijo: "Tranquila Vivita, el traje no se romperá". Y así fue, tomé clases de judo durante mu cho tiempo, y hoy uso mis zapatos rojos para contar cuentos, que es una manera de bailar la vida.

De regreso. (microcuento) Vivi García

  En un vuelo nocturno de regreso de Bariloche, compartí el asiento con una madre muy joven y su niño de tres años. Cuando estábamos por aterrizar en Aeroparque el nene pegó su nariz a la ventanilla y dijo: "Mirá mami, se han caído las estrellas", y ella le respondió: "No se cayeron las estrellas hijito, es Buenos Aires que se ha encendido".

¿Qué hacen los bibliotecarios en las escuelas?

   Para muchas personas la respuesta a la pregunta formulada en el título es prácticamente un misterio.
   Por tal motivo, hoy quiero dar a conocer algunas tareas que desempeña una bibliotecaria o un bibliotecario en los establecimientos educativos de Buenos Aires.
   Diariamente el profesional a cargo de la biblioteca de una escuela brinda apoyo pedagógico al personal docente y guía, en forma permanente, a los alumnos que realizan consultas durante el horario escolar.
   También lleva adelante los procesos técnicos que requieren los libros, las publicaciones periódicas y los materiales especiales: mapas, CDs, láminas, etc.
   Estos quehaceres comienzan con la selección de las obras, continúan con el sellado, el ingreso al libro inventario, y la carga en la base de datos; previa clasificación y preparación para el préstamo en sala y a domicilio.
   En una biblioteca la incorporación de material es permanente, por compra, donación o canje; por lo tanto, los
procesos técnicos también lo son.
   El bibliotecario cumple, además, una misión fundamental en la escuela: PROMOCIONAR LA LECTURA, invitando a leer desde una actitud de modelo lector.
   Posee una enorme vocación de servicio, y es un verdadero intermediario entre la información y el usuario, entre el placer que brinda la lectura y el lector, adulto o niño.
   De esta manera trabajan los llamados cariñosamente: “ratones de biblioteca” en las escuelas. Pero, si aún tiene dudas acerca de la función que cumplen, puede acercarse a cualquier biblioteca escolar para conversar con uno de ellos.
   Y si desea felicitarlos por su apasionada tarea, hágalo ahora o espere hasta el próximo 13 de septiembre, día del bibliotecario.
   El porqué de la fecha  merece la siguiente cita:
Los Orígenes de la Fecha (fuente ABGRA)
En la Gazeta de Buenos Aires, en 1810, edición del jueves 13 de septiembre, encontramos un artículo titulado EDUCACIÓN, firmado con el seudónimo Veritas. Algunos autores indican a Mariano Moreno como autor, otros a Manuel Belgrano, puesto que ya había publicado sobre el tema en su periódico Correo de Comercio, utilizando el mismo epígrafe.
En dicho escrito leemos, entre otras cosas, lo siguiente: “... ha resuelto la Junta formar una Biblioteca Pública, en que se facilite a los amantes de las letras un recurso seguro para aumentar sus conocimientos. Las utilidades consiguientes a una Biblioteca Pública son tan notorias, que sería excusado detenernos en indicarlas...”-“... por fortuna tenemos libros bastantes para dar principio a una obra, que crecerá en proporción del sucesivo engrandecimiento de este pueblo. La Junta ha resuelto fomentar este establecimiento...”
“... nombrando desde ahora por Bibliotecarios a el Dr. D. Saturnino Segurola y al Rvdo. P. Fray Cayetano Rodríguez..” y “... nombra por protector de dicha Biblioteca al Secretario de Gobierno Dr. Mariano Moreno...”.
   Grandes hombres pensando en la educación. Por la fecha propuesta para la creación de la biblioteca pública, antecedente de la actual Biblioteca Nacional, se determinó el 13 de septiembre día del bibliotecario.


sábado, 13 de enero de 2018

"Aquí estoy autora".

A diario leo "El libro de la felicidad" de Marcelle Auclair. Editado por la Compañía General Fabril en Buenos, en 1962. Son lecturas diarias cuya ley esencial es: "el pensamiento crea, la palabra crea".
En el prólogo la autora, de nacionalidad francesa, se dirige a sus lectores de esta manera: "a mis amigos desconocidos", y en esta frase actualicé la conciencia real de lo que significa la lectura como puente. Un puente que atraviesa el tiempo y la geografía. Cuando este libro se editó, 20 de septiembre de 1962, faltaban 10 días para mi nacimiento. Y hoy al releer este prólogo, Marcelle Auclair también me habla a mí.
Por suerte, el asombro no se agota en los lectores. La LECTURA sigue siendo en mi vida un recreo eterno, una compañía silenciosa, un romance que se prolonga y me ayuda a crecer día a día.

martes, 17 de octubre de 2017

Sábado 25 de noviembre a las 17.30

Invitado especial: Daniel Molina.
TODO LO RECAUDADO SERÁ DONADO AL HOGAR DE NIÑOS "LA CASONA DE LOS BARRILETES".